sábado, 31 de marzo de 2012

Historia del noviazgo entre una neocon y un neotradi (Parte V)

Luego de hablar con su madre, Anita quedó mucho más tranquila. 

Por su parte, Guillermo, que también se había preocupado por la conversadiscusión, se fue a hablar con un amigo tradi. Él no habló con su padre no porque se llevara mal, sino porque consideraba que en esas cosas el padre no lo iba a entender, porque no era "tradi" como él.

El amigo de Guille se llamaba Eduardo y se habían conocido en uno de esos reductos que solo los tradifascios pueden encontrar. Trabaron amistad rápido ya que los dos habían cursado en el mismo colegio. 

Eduardo lo escuchó atentamente y como la conocía a Anita, le parecía que en realidad no iba a ser tan difícil armonizar esas cosas. Además, como él ya había tenido esos problemas con su novia, lo alentó diciéndole lo rápido que se terminan esas discusiones cuando uno avanza un poco más con el proyecto matrimonial, aunque también le advirtió:

E: Mirá Guille, todo bien con Anita y con vos. Pero me parece que capaz sin darte cuenta vos pensás que ella va a cambiar su modo de ver y se va a adaptar en todo a vos. Te tenés que dar cuenta que ella si bien no conoce tanto como vos de tradición, no es en absoluto una chica a la que le falte capacidad de comprensión, ella expone argumentos. Pero date cuenta de que es independiente, y además no se parece en nada incluso al resto de chicas buenas que conocés. Cuando se planta, se planta, y sinceramente me parece ridículo que quieras que de marcha atrás. Capaz de alguna manera te estás haciendo una imagen de Anita que no es la real, sino la que vos querés que sea. Y el modelo real con el ideal... es casi imposible de hacerlo compatibilizar. Además, si vos tenés un ideal de lo que ella "debería ser", te aseguro que haga lo que haga, Anita nunca va a llegar a ser lo que vos "esperás".

Para ejemplificar un poco, Edu le contó sobre algunas discusiones que había tenido con Clarita, su novia.

E: Al principio con Clari también discutíamos por pavadas. A ella le molestaba mucho el modo en que yo le decía las cosas y me decía que si realmente lo que decía era verdad, tenía que aprender a exponerlo de otra manera porque si no estaba dejando que una buena causa sea mal defendida por mi ineptitud para exponer las cosas con más humildad. Además me decía que por ejemplo, a Sacheri, los alumnos lo querían y respetaban muchísimo, e incluso algunos recursaban su materia por el solo gusto de escuchar su manera de argumentar. Me decía que mutatis mutandi, yo tenía que aprender a hablar como él. La verdad se impone por sí misma, pero cuando el espíritu que la dice denota aires de suficiencia es más difícil para el interlocutor no terminar pensando que es "un raye de tirabombas" antes que la verdad misma la que estaba diciendo. Con el tiempo me di cuenta de que Clari tenía razón. Intenté exponer las cosas con más serenidad, y era notable el cambio de actitud de mis interlocutores. Pero en ese tiempo también me di cuenta de otra cosa. Clara, igual que Anita, es inteligente. Pero las mujeres inteligentes, no dejan de ser mujeres. A ella, era poco lo que le interesaba todo el asunto litúrgico, lo único que le interesaba era sentirse tenida en cuenta por mi. Me di cuenta de que en la medida en que yo trataba de tener más delicadezas con ella, ella redoblaba la ternura que tenía, y así la relación está avanzando de una manera impresionante. Entendé Guille: ellas necesitan amor, no argumentos; necesitan consuelo y un hombro para llorar, y no deshilachar la causa del llanto, que muchas veces ni ellas saben por qué lloran...

Y así, entre mate y mate, estos amigos fueron encontrando puntos en común.

Guille volvió a su casa verdaderamente iluminado. Más tarde, fue a verla a Anita y le llevó un ramo de flores. Cuando Ana abrió la puerta y lo vio con el ramo de flores, tuvo un colapso de amor y muy atrás quedaron las preocupaciones... ya que entendió en parte lo que su madre le había dicho. Era verdad: no valía la pena discutir por esas cosas.


                                              

1 comentario: