jueves, 29 de marzo de 2012

Ignacio B. Anzoátegui: los Reyes Católicos

Para aquellos que disfrutaron el relato sobre el Padre Castañeda, va el segundo relato.

                                              
Los Reyes Católicos
                Se llamaban Isabel y Fernando.
                Durante Su reinado tuvieron que luchar contra los moros, y por fin los echaron de España.
                También echaron a los judíos, pero no tuvieron que pelear contra ellos, porque los judíos no pelean nunca: prefieren esperar a ver quién gana, para luego ofrecer sus servicios al vencedor y de paso quedarse con la mayor parte de sus ganancias.
                Los judíos suelen engañar a los tontos, y como los Reyes Católicos no eran tontos no se dejaron engañar por ellos. Un día los llamaron y les dijeron: “Ustedes son unos sinvergüenzas que mataron a Nuestro Señor Jesucristo, y nosotros adoramos a Jesucristo crucificado. Si ustedes confiesan y reconocen que Jesucristo es Dios, pueden quedarse con nosotros, si no, váyanse pronto de España, antes de que los matemos”. Algunos se convirtieron sinceramente a nuestra religión y se hicieron buenos cristianos, otros se fueron a recorrer Europa buscando un lugar done los dejaran quedarse porque querían seguir siendo judíos, y otros tantos trataron de engañar a los cristianos diciéndoles que se habían convertido al Cristianismo. Pero los cristianos desconfiaban siempre de los judíos, y entonces los Reyes mandaron a averiguar por todo el Reino, cuáles eran los que no se habían convertido de veras. Para eso fundaron el Tribunal de la Santa Inquisición, que llamaba a los judíos sospechosos y después de interrogarlos con mucha paciencia decía: “Este se ha hecho cristiano” o “este sigue siendo judío”. Y los Reyes echaron de España a los que no se habían convertido de veras o los condenaban a muerte si habían cometido algún crimen. Por eso todos debemos alabar a los Reyes Católicos.
                También debemos alabarlos porque ayudaron a Cristóbal Colon y porque mandaron a América muchos soldados y misioneros para que ganaran estas tierras y les enseñaran a los indios a rezar y a trabajar. Nosotros somos los descendientes de aquellos soldados españoles y gracias a ellos estamos orgullosos de nuestra patria.
                Cuando vinieron los españoles no había en América ni protestantes ni liberales. Los protestantes son unos hombres completamente tontos que toman mucho té y se parecen un poco a los pobres moros y otro poco a los judíos sinvergüenzas, porque no creen en la Virgen María. Para hacerlos rabiar hay que decirles esta copla:
“Sepa el moro y el judío
Y el inglés que anda en el mar
Que María es concebida
Sin pecado original”

                Los liberales son todavía más tontos. Ellos no creen en Dios ni en la Virgen María. Ser liberal es una cosa muy fea. Cuando un niño se enoja con otro no debe decirle: “Eres un liberal”, porque los niños no deben decir malas palabras. Desgraciadamente quedan todavía en América muchos liberales. Es una lástima que los Reyes Católicos hayan muerto

No hay comentarios:

Publicar un comentario