viernes, 26 de octubre de 2012

Neoconservadurismo, lo que yo pienso.

Luego de tomarme un tiempillo de meditación, expondré brevemente algunas cosas sobre la nota anterior, que tan amablemente recogieron los amigos de The Wanderer e Infocaótica.

Con respecto a algunos comentarios hechos en una de las citadas páginas, debo decir que el tema del ocultamiento de una verdad o de una situación al Santo Padre, es lamentablemente más común de lo que nos gustaría que fuera. El archicitado caso de Maciel dejó en claro que habrá que ser algo más precavido a la hora de citar ejemplos para la juventud. Por otra parte creo firmemente que los que dicen que Juan Pablo II es encubridor, quizá lo hagan refiriéndose no tanto a él personalmente, sino a la política que hubo durante todo su pontificado. Y así como se acusa a un presidente de un desastre en su pais, o a un juez de una mala sentencia, a un Papa también se lo acusa. Es curioso que de pronto, salten semejante cantidad de casos de abusos, por donde quiera que se mire (en argentina tenemos un par, pero en USA, Irlanda... mamita querida!!!). Que de pronto, a los fundadores en vida se les da por tener problemas de salud (y por eso dimiten de seguir al frente de sus congres, y pondré el ejemplo del P. Alvaro de los Legionarios, porque prefiero poner ejemplos extranjerossss) pero andan por aqui y por alla de peregrinación. Quiérase o no, hay una especie de responsabilidad, pongámosle "in eligendo". Siempre que es "La" Iglesia la que tiene que tamizar los candidatos. El responsable último de todo lo bueno y malo que pase en la Iglesia siempre será el Papa, ya sea por no rodearse de gente más apta, mas virtuosa, sea por no dar un golpe de timón y volver a tomar su reinado espiritual como corresponde, sin tanta componenda y democracia con el mundo. Es Rey, le guste o no. Y nosotros en este momento somos como especies de Juanas de Arco intentando que nuestro "Delfín" no abdique de reinar gloriosamente, aunque sea combatido.

Bueno, dicho esto me abocaré a hacer un esbozo opinológico que nada nuevo aportará al asunto. (Digo para el que piense que va a leer algo nuevo).

Creo ya haber escrito algo sobre lo que pienso de los carismas multiplicados, por lo que sencillamente diré estoy de acuerdo con el autor.
Lo que más me impactó de su artículo (probablemente porque como música de fondo tenía el horripilante video de la defensa de la Catedral de Posadas) fue el tema de la desmovilización política. Juro que por unos instantes sufrí una especie de delirio de persecusión (o advertí la persecusión a secas?).

Formé parte de muchos grupos. En general de chicos de esos que cantan "Cara al Sol". Y fue triste comprobar que en todos esos grupos se va por el dialoguismo a troche y moche. Está bien que no hay que darse de piñas a la primera de cambio con el primer gil de goma que vaya por ahi, pero cuando pasa lo que pasó en Posadas... las cosas hay que tomarselas me parece, de otra manera.

Seguramente, si a alguien se le ocurrió decir en Posadas "hay que defenderse", hayan saltado otros alguienes diciendo "no, hay que poner la otra mejilla". No citaré el consabido ejemplo del novio que sale a pasear con su novia y alguien quiere propasarse con ella. O sea, acá era la mejilla de Cristo la que pusieron los obispos, el cura, etc. Los valientes chicos y chicas que defendieron la catedral, seguramente jamás se olvidarán de ese evento. Ahora ¿hacía falta?
Por un lado, si los chicos que fueron a la defensa, reaccionaban, al otro día estaban todos en cana (aunque lo dudo ya que la poli se retiró minutos antes de que llegara la horda gorda). Por otro lado, nuestros amigos de Clarín seguramente hubieran hablado del gurpo de inadaptados inquisidores que agredió a un grupo de feministas (Hugo Moyano es más femenino que cualquiera de estas). Y nuestros amados obispos hubieran salido a decir que era un grupo de exaltados que en nada tiene que ver con la Iglesia... Claro, estos exaltados hubieran sido sin duda CATÓLICOS.
Me vino a la memoria el caso de los obispos mexicanos que se rajaron cuando comenzó el problema con la ley Calles. Aca, palabras más o menos la cosa vendria siendo igual. Los obispos, van a ser siempre los primeros que se lavan las manos. Los laicos de a pie quedarán entonces entre tres fuegos cruzados: su conciencia, su "director espiritual", y el grupo pro vida o congregación a la que respondan.
Su conciencia seguramente con alguna astillita democrática se preguntará si estará bien lo que está haciendo, y si es buen chico, se preguntará por que diantres el obispo no está ahí parado con el. Su director espiritual probablemente le haya dado consejitos para no defeccionar. Y en su grupo provida le deben haber dicho que no reaccione, y que si está mal, se vaya para atrás de las primeras filas, donde la exposición es menor. No debe reaccionar porque si no "el obispo puede acusar a la congregación o al grupo provida"... digo yo ¿acaso no se dan cuenta, que hagan lo que hagan el obispo IGUAL va a estar en contra? ¿Acaso se piensan que por ser más  "correctos" la congregación o grupo al que pertenecen va a ser IGUAL desdeñado por la jerarquía?¿Acaso no se darán cuenta de que si en la congregación no se quieren exponer es PROBLEMA DE LA CONGREGACIÓN Y SUS RELIGIOSOS PERO NO DE SUS LAICOS? Digo... acaso el laico le tiene que pedir permiso a su grupo para pensar respecto de los asuntos políticos que se inmiscuyen directamente en la fe que el profesa?

Si los cristeros hubieran pensado como los católicos argentinos, probablemente no hubiera existido la cristiada y seguramente hubieran ido todos a Europa, donde huyeron gran parte de los obispos... O sea...

Y eso que no hablo de ni de remotas de la posibilidad de tomar el poder o blablabla. Hablo de que si quieren ser democráticos, allá ellos. Pero si quieren ser católicos: pónganse los pantalones y no la remerita naranja.

Resumiendo: por mi los obispos se pueden ir todos al mismísimo carajo. Yo estoy en comunión plena, aunque me los banque poco. No me interesa un católico que no se juegue por lo que se supone que tiene que cuidar. La historia esta llena de obispos cagones, y en Argentina ya nos cansamos de ver eso. Lastima que el interminable séquitos de neocons impide con sus adulaciones estériles que los obispos se den cuenta de que así la cosa no va. En su incapacidad de pensar que un obispo puede equivocarse Y FIERO, se la pasan obedeciendo estupideces dichas por religiosos y obispos.

Creo que lamentablemente la palabra Radical, para hablar de fe, ya es mala palabra. Pero creo que Cristo exige de los laicos la radicalidad, independientemente del grupo al que pertenezca.

Mis respetos a todos los que fueron a defender la Catedral. No es en su contra el artículo (aclaro porque no me interesa herir susceptibilidades de gente buena como sé que lo son).

Yo no pude ir, pero si voy el año que viene, el Rosario lo voy a rezar antes, y cuando se vengan las mujeres en paños menores, colgaré mi rosario al pecho y saldré de puños para adelante. Y al religioso que venga a decirme que "quedamos mal si pegamos porque ..." lo sacaré a patadas también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario