viernes, 2 de noviembre de 2012

¿Trescientos? Defensa de la Catedral Metropolitana

No sé si llegábamos a ser tantos, y estábamos bastante lejos de estar "unidos y organizados". La verdad es que lo de ayer en la Catedral fue una cosa increíble.

La previa
A poco de llegar, para no perder la costumbre, ya habían discutido entre el "frente de algodón" (mentalidad naranja) y el frente cachiporra. Unos venían con la intención de rezar y nada más, sin contestar y sin nada de nada. Otros, venían con la consigna "lo de Posadas, nunca más". Y así, los que quisieron se pusieron detrás de la valla, y los que quisieron, adelante de la valla.

La llegada de los orcos
De pronto llegó la turba. Realmente impresionante, creo que en proporción a los que éramos nosotros, había 30 de ellos por cada uno de nosotros. La policía se puso delante nuestro, había dos cordones.

Momentos de tensión
Hubieron concretamente 3 momentos en los que pensamos que nos molían, porque se rompió la barrera policial. Si se armaba la gorda íbamos a ser sandwich de valla y policía, porque no había por donde salir. Se pudieron contener rápidamente (realmente los poli tienen experiencia en esto).

Volaron también un par de huevazos, una verdadera pena considerando lo ricos que hubieran quedado en una torta o un homelette.

Volaron también algunas cañas, que fueron cordialmente devueltas, asimismo ocurrió con unas botellas de plástico. Nada demasiado contundente.

Cánticos
Ellos cantaban su típico cantito, y mientras algunos escuchamos que alguno ingenioso de los nuestros empezó "¡es pro vida, tu vieja es pro vida, es pro vida, tu vieja es pro vida!". También se escuchó: "zurdos, marxistas, son todos peronistas". Y estuvo el infaltable toque al ver las banderas del Che que traían: "Andate a Cuba la put... que te pa..."
Por supuesto que mientras algunos empezaban a cantar, desde adentro algún espíritu Gandhiano decía "no, che, no contesten!" En fin.
Se cantó Cristo Jesús en ti la Patria espera, además de Cara al sol y el Salve Regina.

La desconcentración
Después de mucho tiempo allí adelante, ellos empezaron irse y la policía no nos dejó salir del vallado hasta que no vieron que se fue el último de los que estaban allí.

La Perlita de la defensa: el Padre Francisco Morad.
Llegó y comenzó a conversar con los que estaban allí. El consideraba prudente que nos pusiéramos detrás del vallado. Pero cuando vio que algunos querían estar delante del vallado igual SE QUEDÓ ADELANTE (aunque eso le valió un huevazo en la cara).
Hacía tiempo que tenía ganas de ver esa talla de sacerdote. Ojalá la próxima marcha esté un poco más asistida por los prelados.






Mi conclusión
El objetivo se cumplió, la Catedral no la pintaron. Y como no la pudieron pintar, los muy democráticos se conformaron con grafitear el Cabildo y la Legislatura porteña.
Por otra parte, creo que quedó claro que ya no va a volver a pasar lo que pasó en Posadas. Mal que les pese, los zurdos y a los católicos Gandhianos. Escuché que algunos de frente de algodón decían que no había que contestar las agresiones para que los medios "vean y muestren" que los que agreden sin razón son ellos. Se ve que estos muchachos no vieron ayer lo que tendenciosamente decían los medios. No entendieron todavía que los medios son liberales y que jamás se la van a jugar por nuestra causa.
Para muestra, les dejo el "cadaver" de noticia que publicaron hoy en Clarín escrito por Victoria de Masi. Como muestra, sobra con ese botón, es imposible terjiversar más los hechos. Después no me vengan con que los medios hablan y cuentan lo que pasa. Los medios MUY POCAS VECES cuentan lo que pasan. Y sin ser K, el 7D OJALA QUE LOS HAGAN ÑOQUI A LOS DE CLARIN QUE DIFAMAN A LA IGLESIA CADA VEZ QUE PUEDEN.  

5 comentarios:

  1. Gracias por narrarnos esta noticia de primera fuente. Gracias también por darnos el ejemplo de valor en la defensa de la fe. ¡Viva Cristo Rey!

    ResponderEliminar
  2. Querida Deborita:
    este blog, además de tener las características que decís en tu pútrido comentario, es monárquico, y por eso en mi carácter de soberana del blog, te lo eliminé.
    Asi que te invito a que tus deposiciones ideológicas las dirijas a alguna página de esas que hacen ustedes.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  3. Yo fui junto a un par de amigos platenses. Épica tarde porteña.
    Todavía recuerdo que uno de los nuestros grito en respuesta a aquellos barbaros ante sus amenazas, "Ustedes no ven las Ángeles detrás nuestro!!"

    Saludos!

    ResponderEliminar