miércoles, 20 de febrero de 2013

Mundo real y mundo virtual

A continuación una nota que me manda un tradi muy amigo.



El discurso de Benedicto XVI al clero de Roma el pasado 14 de febrero ha causado gran revuelo. Ha sido comentado por muchos blogs amigos. Solamente queremos realizar un aporte pequeño en cuanto a las palabras del Papa, con respeto al Concilio real y al Concilio virtual “fabricado” por los medios de comunicación. Dejamos un poco de lado todo lo demás.
Realicemos una analogía. Los padre conciliares marcharon al CVII en palabras del Papa:… fuimos al Concilio no sólo con alegría, sino con entusiasmo. Había una expectativa increíble. Esperábamos que todo se renovase, que llegara verdaderamente un nuevo Pentecostés, una nueva era de la Iglesia, porque la Iglesia era aún bastante robusta en aquel tiempo, la práctica dominical todavía buena, las vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa ya se habían reducido algo, pero aún eran suficientes.”
Muy bien, pero en que mundo vivían los padres conciliares en la década del `60. Enumeremos hechos de memoria solamente:
  • Hacia menos de 20 años que había concluido la II Guerra mundial con más de 54 millones de muertos y con dos bombardeos atómicos que cambiaron la humanidad para siempre.
  • Se afianzaron el comunismo y la democracia liberal-capitalista. Comenzó el periodo denominado guerra fría.
  • Nueva política soviética para la revolución comunista, a saber: se difundieron los movimientos de liberación nacional en el tercer mundo financiados por la Unión soviética. Hubo guerras en África, Asia y América.
  • Triunfa la revolución cubana en 1959. El marxismo y la teología de la liberación harían punta en las décadas siguientes en toda América.
  • Se popularizan las drogas fuertes: heroína y cocaína, sobre todo en Estados unidos Y Europa. Acompañan la llamada revolución cultural.
  • Nace el rock. Los Beatles, Rolling Stones, Doors, etc cambian el panorama musical. Nace la cultura hippie y los diversos estilos musicales con su “cultura” particular a cuestas.
  • En toda la década del `60 se produce la llamad revolución sexual. Se populariza el uso de anticonceptivos, preservativos y hace furor el sexo libre. Además de la inevitable vinculación música-sexo-drogas. Recuerden imágenes de Woodstock (1969) solamente.

Y muchas cosas más. Pareciera que el demonio había sido desatado en esa época. Pero los Padres conciliares estaban contentos; vivían su mundo virtual totalmente desligado del mundo real; y actuaron en consecuencia: abrieron la Iglesia a este mundo. Y las consecuencias las sufrimos nosotros. No digo que estaba todo bien, que no había que modificar cosas (tal vez muchas), pero esta impericia de la inteligencia que solo dio lugar a la voluntad de la “alianza renana” como dice el Papa, hundió a la Iglesia en una crisis que parece no tener fin.
Ratzinger es el último gran teólogo vivo de esta alianza, en la cual estuvieron Congar, De Lubac, Danielou, Bouyer etc que ya han muerto. Sin embargo, a pesar de haber sufrido las consecuencias, sigue con la misma esperanza que al comienzo del Concilio: Sabemos en qué medida este Concilio de los medios de comunicación fue accesible a todos. Así, esto era lo dominante, lo más eficiente, y ha provocado tantas calamidades, tantos problemas; realmente tantas miserias: seminarios cerrados, conventos cerrados, liturgia banalizada… y el verdadero Concilio ha tenido dificultad para concretizarse, para realizarse; el Concilio virtual era más fuerte que el Concilio real. Pero la fuerza real del Concilio estaba presente y, poco a poco, se realiza cada vez más y se convierte en la fuerza verdadera que después es también reforma verdadera, verdadera renovación de la Iglesia. Me parece que, 50 años después del Concilio, vemos cómo este Concilio virtual se rompe, se pierde, y aparece el verdadero Concilio con toda su fuerza espiritual.”
El texto completo denuncia la influencia inusitada de los teólogos y de esta alianza (ver el RIN DESEMBOCA EN EL TIBER del Padre Wiltgen) que llevo a cabo su plan.
Una cosa más: ¿podemos decir que los medios de comunicaron deformaron el Concilio y su aplicación? Creo que es una actitud infantil decir eso, pues medios de comunicación como CONCILIUM, COMMUNIO, las publicaciones del Biblicum, de la comisión Consilium y un largísimo etc. ¿Por quienes eran realizadas? ¿No interpretaban bien los textos? ¿O eran parte de los medios que realizaban el Concilio virtual?
Creo que como conclusión podemos decir que hubo padres conciliares que vivieron un mundo virtual alejado del mundo real. Y un concilio real aplicado a un mundo virtual. De aquí que el “mundo real” convierta a gran parte del clero y de los fieles a la Iglesia de la publicad, en palabras del padre Julio Meinvielle, y haya dejado en tinieblas a la Iglesia de las promesas, la del pequeño rebaño.

viernes, 15 de febrero de 2013

Un poco de consuelo y un poco de esperanza.

Reproduzco dos notas que me trajeron esos estados a mi desconcertada alma.
Una de The Wanderer y la otra la lei de un link que dejaron en los comentarios. Para los que no sabemos francés, va la pobre traducción del google translator que vale para entender a grosso modo

Cuestión de estilos y de rayos, by Tollers


¿Enjuagues, cálculos, componendas y trucos?
No es su estilo.
¿Sombrerazos, arranques de ira, amargas recriminaciones?
No es su estilo.
Su estilo es pacífico, manso, razonable, sensato y paciente.
Así lo fue siempre, antes de ser Papa y ahora también.
No sirve para gobernar, dicen por ahí.
¿Ah no?
Fíjense si quieren (escribo esto para consuelo de los desconsolados, que si no, ni me molestaría). Sus enemigos (de adentro, de afuera de la Iglesia) sí que usan de todo eso, cuando no de extorsión, manejos financieros, trampas varias y aún, si me apuran, negocios diabólicos (y con esto último no me refiero a cuestiones de dinero). Cualquiera que haya leído a Malachi Martin sabe bien a qué me refiero.
Pero él, Benedicto XVI, no es así.
Él es cristiano, piensa en cristiano, obra como hijo de la luz, no sabe nada de todo eso. Consulta y sigue la voz de su conciencia, como quiere Newman, como quiere Castellani. Lo demás lo tiene sin cuidado.
Por eso abdica, no renuncia (no tiene ante quién presentar una renuncia).
Saca una cuenta sencilla: yo, a mi edad, con todo esto no puedo, o, por lo menos, estimo que muy pronto ya no podré.
"Esto" se me ha vuelto ingobernable, inmanejable… (quizás insoportable, eso no sé).
Mi autoridad llega hasta la puerta.
Abdica, pues, se va.
Yo pensé que el rayo ése (que profetizó la burra de Balaam, nuestro querido Sodano) procedía de Dios, enojado con los lobos de adentro, con los de afuera.
Enojado con Sodano.
Pero tampoco es su estilo, Dios no suele hacer cosas como ésa: enviar un rayo que reviste la basílica de San Pedro de un azul eléctrico que dura sólo unos pocos segundos.
Y que nadie sabe qué significa.
No es el estilo de Dios, me parece.
Mejor, me parece el estilo del demonio, que descarga su ira al comprobar que, una vez más, sus planes le salieron mal.
Porque al abdicar, el Papa asegura que en el futuro los lobos de adentro y los lobos de afuera no la tengan tan fácil.
Al diablo se le acaba el tiempo, y lo sabe.
A José Ratzinger también, y él también lo sabe.
Pero el Dueño del tiempo es Dios.
Y entonces, inspirándolo suavemente ("disponit omnia suaviter", Sap. VIII:1), le revela lo que tiene que hacer. Como un remedio homeopático, que cuanta menor la dosis, más poderoso el efecto.
Me voy porque estoy viejito y cansadito. Permiso.
Y no hay un solo cardenal, un solo obispo, un solo sacerdote, un solo fiel fiel que no sepa lo que eso quiere decir.
Con su humilde abdicación Benedicto XVI ha dicho la palabra más vigorosa, más fuerte, más potente—como amplificada por diez mil altavoces—, de todo su pontificado.
No doy más, para mí esto es inmanejable.
Quizás otro pueda, yo no.
Y así, sin enjuagues, sin planes maquiavélicos, cálculos mundanos o secretas conjuras, influye sobre el (poco o mucho, no sabemos) tiempo por venir.
No sólo con lo que dijo, con lo que escribió, con lo que hizo.
No sólo nombrando a la mayoría de los cardenales que decidirán quién es su sucesor.
Mucho más, con su abdicación.  
De manera que cuando se reúna el cónclave no habrá ni un solo cardenal que no sepa lo que le espera al que acepte su elección.
Intentar gobernar lo que su antecesor tachó de ingobernable; manejar lo que, al final, a su antecesor le resultó inmanejable.
Eso sí, esto es recoger todas las cartas y dar de nuevo.
¿La beatificación de Paulo VI, la canonización del Magno? Sí, bueno, esperáte un poco.
No digo que al abdicar Benedicto XVI haya pensado así.
No es su estilo.
Pero el resultado se verá.
Y el diablo ya lo vio.
Otra vez le ganaron de mano.
Con armas blandas, humildad, espíritu de contrición y esa coraza indestructible que es la Fe.
Supongo que a él, al demonio, todo esto le debe traer a la memoria aquel episodio que rememoramos todas las semanas santas: cómo quiso suprimir al Gran Profeta (el que se había negado, como recordamos hoy, a convertir las piedras en pan, a tirarse del pináculo del tiempo, a conquistar toda la tierra adorando al Tentador).
Y Él, en el tiempo  oportuno, le ganó de mano al que lo quería matar entregando su espíritu diciendo con grande voz: "consummatum est".
Y luego, chau.
Resucitó.
Como para no descargar un rayo furibundo sobre la basílica de San Pedro.
 
 

Publicado el 14 de febrero de 2013 por Vini Ganimara en la Iglesia universal, en un Vaticano, L'Osservatore, Rumores, osservatore con 8 Comentarios Prensa gratuita Matin directo, análisis de 12 de febrero de los muchos beneficios disponibles al Arzobispo de Colombo (Sri Lanka) Arzobispo Malcolm Ranjith, creado cardenal en 2010 por el Papa Benedicto XVI y el ex secretario de la Congregación para el Culto Divino (10 diciembre 2005 hasta 16 junio 2009).
"Es joven. De 65 años, es capaz de desplegar una energía mayor a la cabeza de la iglesia por varios años.
Uno de los criterios que podrían tenerse en cuenta en la medida en que, al renunciar, Benedicto XVI muestra cómo la fuerza es esencial para el ejercicio del apoyo papal.
Esto se acerca a Benedicto XVI. Albert Malcolm Ranjith es uno de los 24 cardenales fueron creados por el Papa Benedicto XVI el 20 de noviembre de 2010. Si estos nombramientos están sujetos al tráfico de influencias en el Vaticano, también muestran - para los beneficiarios - que disfrutan de la papa confianza.
Para aquellos que tienen éxito el Papa es un activo: Cardenal Ranjith que tiene.
Él conoce el funcionamiento del Vaticano. Simbólicamente, el Cardenal Ranjith fue ordenado sacerdote por el Papa Pablo VI en persona. Eso fue en 1975. Tenía entonces 28 años.
Se unió a la Curia Romana en 2001, donde ha trabajado por la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (2001-2004) y de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (2005-2009).
Es un hombre de la tradición. Cuando Benedicto XVI recordó a Roma en 2005, el Cardenal Ranjith ha trabajado en la implementación del motu proprio Summorum Pontificum liberalización de la celebración de la Misa en el rito extraordinario de la liturgia romana.
Se accede a la cátedra de Pedro, él debe continuar con los proyectos llevados a cabo por Benedicto XVI en materia litúrgica.
Él viene de un país fuera de Europa. Él encarna la tradición de muchas maneras, Albert Malcolm Ranjith también simbolizan una ruptura evidente. Llegó uno de los países más pobres del mundo, Sri Lanka (actualmente Arzobispo de Colombo), su elección materializar la transferencia de las fuerzas del catolicismo occidental cristianizado una al Sur, donde la fe cristiana sabe un fuerte impulso.
"El amor de la liturgia y el amor de los pobres son la brújula que ha guiado mi vida como sacerdote" se dijo un día.
Es popular y cerca del suelo. Esta es la fuerza de la Cardenal Ranjith. Él sabe perfectamente silenciosos pasillos del Vaticano, también se frota, especialmente cuando él era un joven sacerdote, los problemas contemporáneos más evidentes - el desarrollo, la alfabetización - que le valió una popularidad real.
Nuncio Apostólico ("embajador" del Vaticano) en Indonesia y Timor Oriental, fue incansable para las víctimas del tsunami de diciembre de 2004.
Está abierto al mundo. El activo no es pequeña cuando la carga Pontificia ahora requiere muchos viajes en todas las latitudes, el Cardenal Ranjith habla diez idiomas: cingalés, tamil, Inglés, Italiano, Alemán, Francés, español, hebreo, griego y latín. Durante su ministerio, él demostró sus habilidades diplomáticas, sobre todo en la defensa de las minorías cristianas perseguidas. Autor de la propuesta de diálogo interreligioso, que en realidad implementa en Sri Lanka con los budistas, los hindúes y los musulmanes.

Y si se quedaron con ganas, aca hay más datos, y me gustannn!!!!

Malcolm Ranjith

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cardinal Ranjith
Albert Malcolm Ranjith Patabendige Don (nacido el 15 de noviembre de 1947), a menudo conocido simplemente como Malcolm Ranjith, o Albert Malcolm Ranjith es un Cardenal de la Iglesia católica, que sirve de facto, como primado de Sri Lanka. Es el arzobispo de Colombo, y por lo tanto el Arzobispo Metropolitano de la Provincia de Colombo en Sri Lanka.
El cardenal Ranjith Anteriormente se desempeñó como obispo auxiliar de Colombo (1991-1995), obispo de Ratnapura (1995-2001), Secretario Adjunto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos (2001-2004), Nuncio Apostólico en Indonesia y Timor Oriental (2004 -2005), y Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos (2005-2009).

Primeros años y educación

Hijo único, Malcolm Ranjith nació en Polgahawela siendo sus padres Don Guillermo y Winifreeda María. Estudió en el Colegio de La Salle en Mutwal antes de entrar en el Seminario San Luis Borella en 1965. De 1966 a 1970, realizó estudios en teología y filosofía en el seminario nacional de Kandy. Fue enviado a Roma posteriormente por el entonces arzobispo Thomas Cooray para continuar sus estudios sacerdotales, se graduó en la Universidad Pontificia Urbaniana, con un bachillerato en teología.
El 29 de junio de 1975, Malcolm Ranjith fue ordenado sacerdote por el Papa Pablo VI, en la Basílica de San Pedro. Luego realizó estudios de postgrado en el Pontificio Instituto Bíblico de Roma, desde donde obtuvo una licenciatura en Sagrada Escritura en 1978, su tesis se centró en la Epístola a los Hebreos. Durante su estancia en el Instituto Bíblico, estudió con Carlo Maria Martini, y Albert Vanhoye (ambos futuros cardenales), también asistió a la Universidad Hebrea de Jerusalén, donde llevó a cabo las investigaciones de las Sagradas Escrituras como un estudiante de postgrado.

Ministerio sacerdotal

A su regreso a Sri Lanka, Malcom Ranjith se se instalo como sacerdote de Pamunugama en 1978, después sirvió como párroco en Payagala y Kalutara. Su trabajo pastoral entre los pobres, le llevó a involucrarse con la justicia social. También estableció "Seth Sarana," un centro de ayuda a los pobres en la archidiócesis de Colombo. Una vez dijo que "el amor por la liturgia y el amor por los pobres...han sido la brújula de mi vida como sacerdote. "
En 1983, Malcolm Ranjith fue nombrado Director Nacional de Obras Misionales Pontificias. Revivió la Sociedad de la Santa Infancia y, como Coordinador Diocesano para el Desarrollo Humano, presentó iniciativas audaces en áreas como la vivienda, la pesca y varios proyectos de autoempleo.

Carrera episcopal

Obispo auxiliar de Colombo

El 17 de junio de 1991, Ranjith fue nombrado obispo auxiliar de Colombo y Obispo titular de Cabarsussi. Recibió la consagración episcopal del Arzobispo Nicholas Marcus Fernando, con los obispos Thomas Savundaranayagam y Oswald Gomis, que actuaron como con-celebrantes. Se desempeñó como Vicario General a cargo del Apostolado Parroquial y Apostolado Seglar desde 1991 hasta 1995. Sus compañeros lo eligieron secretario general de la Conferencia de Obispos Católicos de Sri Lanka.

Primer Obispo de Ratnapura

También fue el primer pastor nombrado por la Santa Sede de la diócesis recién tallada de Ratnapura. Ranjith toma posesión como obispo de Ratnapura, el 2 de noviembre de 1995. Su nombramiento fue recibido como una chispa para encender el fuego del celo misionero en los corazones de los clérigos y laicos de su diócesis. El celo infatigable y el liderazgo mostrado por él para guiar el rebaño de Ratnapura tal vez le allanó el camino a la Santa Sede.
Ranjith ha promovido siempre el diálogo interreligioso en Sri Lanka, ya que cree que se pueden eliminar las posibles causas de las tensiones y desacuerdos entre los grupos religiosos y étnicos que conforman el país. Una vez dijo que "el diálogo es vital y fundamental, y como católicos debemos celebrar la riqueza de la Palabra de Dios encarnada en nuestra vida, familias y comunidades".

Secretario Adjunto

Ranjith también es el primer obispo de Sri Lanka en ser nombrado para una función pública de la Santa Sede. El 1 de octubre de 2001, fue nombrado Secretario Adjunto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, y al mismo tiempo nombrado Presidente de las Obras Misionales Pontificias por el papa Juan Pablo II. Es el ministerio del Santo Padre para la coordinación de los esfuerzos misioneros de la Iglesia e implica visión y el crecimiento de las Iglesias locales en los países de misión.
Este Ministerio coordina más de 1100 Arquidiócesis, Diócesis, Vicarias apostólicas y prefecturas apostólicas. El Secretario Adjunto es el Presidente, de las Obras Misionales Pontificias, que son los instrumentos de la Papa para aumentar el apoyo a través de la oración y las contribuciones para la misión de la Iglesia.

 Nuncio Apostólico

Ranjith es el primer obispo de Sri Lanka en ser nombrado Nuncio Apostólico. Se desempeñó como embajador del Santo Padre en Indonesia y Timor Oriental del 29 de abril de 2004 hasta su regreso a Roma en diciembre de 2005. La Iglesia católica en Indonesia, se extiende a 37 diócesis y cuenta con uno de las mayores poblaciones católica entre los países de Asia, está dominada por los casi 88 millones de católicos.
Tras su nombramiento como Nuncio Apostólico en Indonesia y Timor Oriental, el entonces obispo Ranjith fue elevado al rango de arzobispo, con el título de Arzobispo titular de Umbriatico.
Durante su gestión como Nuncio Apostólico fue instrumental en la mejora de las relaciones entre la Santa Sede e Indonesia. Él se ganó la admiración de la jerarquía de la iglesia por el papel fundamental que desempeñó en la asistencia al establecimiento de relaciones cordiales entre las Iglesias locales y sus gobiernos velaba para que se garantizara que los derechos de las Iglesias locales fueran respetados.

Secretario de la Congregación para el Culto Divino

Mons. Ranjith fue nombrado Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos , el 10 de diciembre de 2005. Él ha descrito las reformas litúrgicas inspiradas en el Concilio Vaticano II como "una mezcla de resultados". Al tiempo que elogia el uso de las lenguas vernáculas, también ha criticado el "abandono casi total" del latín en América y la "aceptación de todo tipo de novedades (en la liturgia) de las que resultan la secularización". También ha lamentado la "banalización y oscurecimiento de los aspectos místicos y sagrados de la liturgia en muchas áreas de la Iglesia en el nombre de una llamada Konzilsgeist (espíritu del Concilio). "
Ranjith se opone a la recepción de la Comunión en la mano y de pie, una vez diciendo: "Creo que es hora de...abandonar la práctica actual, que no fue convocada por la Sacrosanctum Concilium, ni por los sacerdotes, y sólo fue aceptada después de su ilegítima introducción en algunos países".[1] Es un firme partidario de la misa tridentina, dijo una vez que los obispos que se oponen a la Summorum Pontificum se estaban dejando ser "utilizados como instrumentos del diablo", acusándolos de "desobediencia...e incluso rebelión contra el Papa".[2] En una ocasión dijo: "Yo no soy un fan de los lefebvrianos...pero lo que a veces dicen acerca de la liturgia lo dicen por una buena razón ".[3]
Mons. Ranjith habla once idiomas, italiano, alemán, francés, hebreo, griego, latín, español, Inglés, cingalés, tamil y esperanto. Su capacidad de conversar y entender los problemas de la Iglesia Católica extendida por todo el mundo y su compromiso y dedicación en la ejecución de las enormes responsabilidades de la Iglesia Universal sobre sus hombros le ha convertido en una de las voces más influyentes en el Vaticano.

Arzobispo de Colombo

El 16 de junio de 2009, el Papa Benedicto XVI lo nombró Arzobispo Metropolitano de Colombo. Y nombró a José Di Noia, como Secretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.[6] En una carta al Arzobispo Ranjith, el Papa Benedicto XVI le dijo que "Deseo expresar mi sincero agradecimiento por la fidelidad, el compromiso y la competencia con la que ha ejercido la secretaría de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos"[7] El Papa Benedicto también le expresó que "nos tienen motivos para estar animados por el bien que va a ser capaz de realizar entre los pueblos de la tierra."
Mons. Ranjith fue uno de 34 arzobispos [8] que recibieron su palio del Papa Benedicto XVI en la fiesta de los Santos Pedro y Pablo, el 29 de junio de 2009. El Arzobispo fue recibido con calidez y solemnidad a su llegada a Sri Lanka el 31 de julio de 2009. A su llegada fue recibido por el Presidente de Sri Lanka, la recepción fue de alto perfil debido a la situación de los arzobispos de Colombo, como líderes. Mons. Ranjith tomó posesión formal canónica de la Sede Metropolitana de Colombo en una ceremonia privada el 5 de agosto de 2009 y celebró la Misa para el inicio solemne de su ministerio pastoral como arzobispo de Colombo el 8 de agosto de 2009, cuando se instaló públicamente en la cátedra de los arzobispos de Colombo.
El 07 de octubre de 2009 el Arzobispo Ranjith emitió nuevas normas litúrgicas en su diócesis. Estas incluyen: "todos los fieles, también los religiosos, deben recibir la Sagrada Comunión con reverencia de rodillas y en la lengua", y se prohíbe la predicación a los laicos.[4] Además de esto, los sacerdotes tienen prohibido traer elementos o estilos de adoración de otras religiones en la liturgia.
En abril de 2010 el Arzobispo Ranjith fue elegido y tomó posesión como Presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Sri Lanka.

Cardenal

El 20 de octubre de 2010 el Papa Benedicto XVI anunció un Consistorio para la creación de nuevos cardenales, que se celebró el 20 de noviembre de 2010, e hizo públicos los nombres de los 24 prelados que tenía la intención de elevar al cardenalato en esa ocasión, el arzobispo Ranjith estaba entre los elegidos para la promoción al Sacro Colegio.[5] En consecuencia, el arzobispo Ranjith fue nombrado Cardenal de la Iglesia católica en el Consistorio del 20 de noviembre de 2010, y se le asignó el título de sacerdote de la Basílica de San Lorenzo in Lucina. El 13 de febrero de 2011 el cardenal Ranjith tomó posesión de su iglesia titular en Roma.
Además de servir como arzobispo de Colombo, el cardenal Ranjith se desempeña como miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.[6] Estas membresías se renuevan cada cinco años, hasta su cumpleaños 80, cuando las pierde en el mismo día en que pierde el derecho a votar en un cónclave.